No fue mi intención 

A pesar de que no me gustan las cosas monótonas, irónicamente soy una persona que sigue rutinas, cosas pequeñas cómo el orden en que me visto por las mañanas, mi ritual de cuidado para la piel, la manera en la que preparo mi desayuno por las mañanas, cosas por el estilo. Manejar del lado izquierdo cuando voy camino a mi casa por las noches es algo que siempre hago, me gusta que el nivel de la música esté en el número 7 y bajo un poco mi ventana para sentir el aire fresco. Sin embargo esta noche algo me hizo actuar diferente, le he dado vueltas en mi cabeza una y otra vez.  Hoy estaba en el carril derecho de la carretera. 

Mientras iba de camino a mi casa, tuve la desagradable experiencia de atropellar a un gatito. El gato murió en el impacto, estoy segura. No pude hacer nada para evitarlo, no pude esquivarlo. Y sigo pensando ilusamente que quizás si hubiera venido en el mismo carril que siempre, en el izquierdo, no habría pasado. Que quizás si hubiera salido unos minutos antes o unos minutos después, no habría pasado. No he dejado de llorar. No me lo puedo perdonar. No fue mi intención, pero no puedo dejar de sentirme mal. 

Esta noche llegue a mi casa y no le dije nada a mi mamá, me puse mis lentes para que no notará que había llorado y fingí tener alergia. 

Escribirlo no cambia lo que pasó, me siento mal al respecto, y no hay nada que pueda hacer ahora. Esta es solo mi forma de exteriorizar mi dolor y expresar cuánto lo siento. 

3 thoughts on “No fue mi intención 

  1. Llora, desahogate y tene a tu lado a tu pareja aunque no se digan nada el tenerlo te reconfortará. No puedo imaginar lo que sientes, no es tu culpa. Te deseo lo.mejor

  2. A mi esposo le sucedió lo mismo, pero el atropelló a un perrito. El pobre se sintió igual de miserable, ya que también ama y respeta mucho a los animales. En situaciones como estas o cuando cometemos errores nos culpamos de mil maneras pero considero que es necesario pasar por esa etapa de culpa y expresarla de las formas posibles como lo hiciste tu en este caso pero llegar aun punto en que también debes considerar perdonarte ya que como tu misma lo dices jamás fue tu intención hacer eso. ¡Animo! quizá el gatito no era feliz y paso a una mejor vida.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *